miércoles, 3 de mayo de 2017

LAS SUPER ABUELAS CON SUPER PODERES



Hay tantas súper abuelas, con súper poderes. Mi súper abuela se llamaba Teresa, ella conseguía hacer cosas que nadie más podía realizar.
Recuerdo sus súper besos, como me gustaba sentir en un simple beso tanto cariño. Añoro sus conversaciones y consejos, sus comidas y sus canciones.  Vivimos muchas cosas juntas, que guardo solo para mí. Mi gran defensora ante mis padres, mi confidente, la que siempre apostaba por mí……
 Recuerdo cuando me presente a mi primer tribunal de oposición, ella hizo el papel  de tribunal, aguanto como una jabata durante una hora oyéndome hablar de leyes y proyectos educativos, curriculares, y adaptaciones… y cuando termine me dijo que le había parecido todo perfecto y muy bien explicado. El día que me presente al tribunal cerré los ojos e imagine que le lo contaba a ella.
Me hubiera encantado que hubiera conocido a mis hijos, aunque ellos sí que la conocen, yo les digo que es su ángel de la guarda, la que nos cuida y nos protege. Porque los abuelos nunca mueren, solo se hacen invisibles.

Pero mis hijos tienen a la súper abuela Maite, esa súper abuela que no perdona ni una cucharada de comida, y si no es capaz  de cantar bailar y hacer las mil y una para que comas.
El poder de la súper abuela, hace que mis hijos solo quieran estar en su casa, y no pueden pasar ni un solo día sin verse, y si no nos llamamos varias veces al día.


Me hace mucha gracia porque cuando reniego a mis hijos por las cosas que no hacen de forma adecuada o correcta y ellos lloran, Natalia sobre todo llora y llama a sus abuelos, en modo mega ayuda.


Yo la entiendo perfectamente, a mi me ocurría lo mismo. Es que los abuelos tienen un algo muy especial que con palabras no se puede explicar.

Os dejo este fantástico libro de unas súper abuelas con súper poderes, que refleja una realidad.
Regalo ideal para todas las súper abuelas





Hay recuerdos de la infancia que nunca se olvidan... Recuerdos que van unidos íntimamente a personas muy significativas en nuestra vida. Guardamos en nuestra memoria detalles que pueden parecer muy sencillos, pero que por algún motivo han quedado grabados en nuestra memoria. Hoy recuerdo todavía como los pequeños de mi familia nos reuniamos cada otoño alrededor de una caja que mi abuela traía y de la que sin abrirla salían sensaciones tan mágicas que aun hoy, tanto yo, como aquellos pequeños y pequeñas  recordamos como un suceso extraordinario que venia  sin duda de un ser mágico y extraordinario, mi abuela...Mi superabuela.



La pequeña Carmen, la protagonista de la historia que os traemos hoy, comparte con nosotros  recuerdos que atesora y que la llenan de felicidad cada vez que vienen a su memoria, como seguramente os suceda  a muchos de vosotros. Cada fin de semana visita a su abuela Carmen, una abuela con superpoderes muy especial.


La Superapuela Carmen vive con otras Superabuelas que también tienen superpoderes. La Superabuela Carmen tiene el poder de hacer unas croquetas realmente mágicas, tan mágicas que te transportaba a un lugar parecido a la felicidad. La Superabuela María  tenía el poder de hacer volar la imaginación con tan solo abrir un libro. Lucía, otra de las Superabuelas, con tan solo una aguja y un dedal y su poder c-o-s-e-l-o-t-o-d-o había hecho felices con solo sus manos a cientos de personas. La Superabuela Celia tenia el poder de tejer con tanto amor que mantenía calentitos los sueños de grandes y pequeños. La Superabuela Concha tenía un poder  tan mágico que con tan solo sus abrazos,  sus  cosquillas te duraban días, incluso meses. El más dulce era el superpoder de la Superabuela Catalina con su interminable y mágica fuente de torrijas. Y el que más enternece a Carmen es sin duda el superpoder de la Superabuela Carmelita, una superabuela capaz de olvidarlo todo y disfrutar de las buenas noticias mil veces….



Carmen disfruta escuchando cada día  las historias de estas Superabuelas tan especiales, hasta que un día un suceso inesperado le hará descubrir que la fantasía es más real de lo que parece…. Os invitamos a descubrirlo abriendo las páginas de “Superabuelas con superpoderes” y disfrutar de esta entrañable historia que os hará buscar en vuestra memoria aquel superpoder que hacía a vuestras abuelas tan especiales. Recuerdos que las mantendrán vivas para siempre.

Las abuelas de antaño, como las de hoy, tienen ese poder mágico para los niños que las hacen tan especiales. Las abuelas de hoy no solo son aquellas que siempre tienen una chuche en su bolsillo mágico o nos consienten casi todo… Hoy más que nunca, vivimos rodeados de Superabuelas capaces de levantarse muy temprano para llevarnos al cole y recogernos al mediodía, ayudarnos con nuestros deberes, prepararnos el desayuno, el almuerzo y hasta la cena, cuidarnos cuando nuestros padres están de viaje o en el trabajo, velar junto a nosotros cuando estamos enfermos, pasear y disfrutar con nosotros en el parque, o leernos  una y otra vez ese cuento que tanto nos gusta… Las Superabuelas tienen grandes poderes: el del amor, la paciencia y  la entrega desinteresada, pero sobre todo, el don de habernos transmitido los valores que hoy nos hacen ser lo que somos. Y es que la ternura y el amor con el que lo hacen todo las convierten en seres tan  mágicos que las hará vivir para siempre en nuestra memoria.




Te puede interesar; Cartas en el bosque    Garbancito



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares