lunes, 6 de febrero de 2017

EL BOTE DE LA CALMA

Hoy quiero compartir con vosotr@s una actividad que he realizado en casa y en el cole.
Se llama el bote de la calma, esta inspirado en el Método Montessori y a su vez estimula la creatividad y la autonomía de los niños.
Pero la función de este bote es calmar a los niños después de una pelea, rabieta, ataque de lloro o simplemente cuando ya no nos funciona nada.
El bote de la calma no es más que una botella de plástico (para los pequeños) o cristal (para los mayores)  con agua con pegamento liquido y purpurina.
Con tan solo agitarlo se generan beneficios y si a su vez enseñamos a los niños a realizar unas respiraciones profundas, mientras miramos lo que sucede en el bote mucho mejor.
Hay estudios que dicen que cuando un niño, observa la caída de los brillos, puede organizar y centrar su sistema nervioso.
Cuando el niño esta estresado se acelera la respiración y ritmo cardíaco y al ver la lenta caída de los brillos se genera un modelo visual que inconscientemente manda una señal al cerebro para que disminuya la agitación.
Momento ideal para que nosotros les proporcionemos a los niños ese espacio, para que exprese su ira, tristeza, frustración….
¿Quieres las instrucciones para crear este fantástico bote?
-         Frasco o botella transparente con tapa.
-         1,2 cucharadas de pegamento líquido, o gomina.
-         3,4 cucharadas de purpurinas.
-         1 gota de colorante.
-         Agua templada.


Como se hace:
-         Mezcla el agua caliente con el pegamento liquido.
-         Deja un espacio vacío en la parte superior para poder agitarlo.
-         Introduce las purpurinas y la gota de colorante.
-         Cierra bien el bote y listo para agitar.



Si te ha gustado puedes dejar un comentario.

Te puede interesar: Botes sensoriales.     Experimento hielo


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares